El caso de la mujer mayor fallecida en su casa de Aluche, se podría haber evitado

mujer mayor fallecida aluche

 2 mins de aprendizaje


Encuentran al hijo y a su madre, una mujer mayor, también fallecida en su casa de Aluche.

Un nuevo caso de soledad no deseada vuelve a impactar en nuestra sociedad, pero lo peor es que se podría haber evitado.

Hoy los medios de comunicación publicaban el caso de un hombre de 54 años y su madre, de 87, cuyos cuerpos han sido encontrados en su domicilio por los bomberos tras recibir un aviso por parte de los vecinos.

El problema de la soledad no deseada

La soledad no deseada se ha convertido en un problema creciente en España, afectando a personas de todas las edades y circunstancias.

Según estudios recientes, más de un tercio de la población española se siente sola en algún momento de sus vidas: un millón de personas mayores de 65 años viviendo solas, según datos del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO).

Factores como la urbanización, el envejecimiento de la población y la disminución de las redes sociales tradicionales contribuyen a este fenómeno. La soledad no solo afecta el bienestar emocional, sino que también se ha relacionado con problemas de salud física y mental, como la depresión y la ansiedad.

Además, puede tener consecuencias económicas, ya que aumenta la demanda de servicios de salud y sociales. Es crucial abordar este problema mediante la promoción de la conexión social, la creación de comunidades más inclusivas y el desarrollo de políticas que fomenten el apoyo interpersonal.

El caso de la mujer mayor fallecida en Aluche, ¿se podría haber evitado el fallecimiento?

Sin conocer todos los datos del terrible suceso, a priori, podríamos decir que sí se podría haber evitado.

Debemos tener en cuenta que el cuidador principal, según lo que conocemos, sería su hijo de 54 años. Ambos vivían en un piso de Aluche.

La mujer, de 87 años, no tenía movilidad y necesitaba de los cuidados permanentes de su hijo.

Tras el fallecimiento del hijo, quien podría haberse resbalado y sufrido un golpe, según la principal hipótesis, hizo que su madre se quedará sin nadie que pudiese atenderla. Al no poder levantarse, ni beber agua, la mujer habría fallecido por desnutrición días después.

En este caso, un servicio de teleasistencia podría haber evitado dicha situación. Debemos recordar que la teleasistencia, es un servicio donde existe un contacto directo entre la persona mayor y la empresa que lo gestiona.

Este contacto puede ser por teléfono, a través de las llamadas que hacen varias veces del día o de la semana. Además, también se proporciona una medalla o botón, para que la persona mayor pueda contactar con la empresa en cualquier momento.

Sin conocer si la mujer tenía o no tramitado este recurso, en este caso, podría haber dado la alerta y haber pedido auxilio cuando su hijo sufrió tal accidente.

Por último, hay que recordar que este tipo de recurso se pueden adquirir a nivel privado o público. En este segundo caso, sería a través de la Ley de Dependencia.

*La información anteriormente descrita se publicó con la información que apareció en los medios de comunicación a primera hora del día.
Según las últimas noticias, el fallecimiento del hijo podría haber sido posterior a la de la madre.
Sin entrar a hablar del caso, por falta de información, como planteé en un primer lugar, la reflexión de este artículo va: hacia la importancia de tener recursos y mecanismos de protección; reflejar la problemática de la soledad no deseada; y reflexionar sobre la importancia del trabajo social comunitario.

Programas para prevenir la soledad no deseada

Teniendo en cuenta esta problemática a la que nos enfrentamos en nuestro país, es importante que se lleven a cabo programas de prevención; para ello, sería necesario crear un plan a nivel nacional y luego a nivel local

Teniendo en cuenta que los Ayuntamientos son las administraciones más cercanas a la ciudadanía, sería interesante que creasen un proyecto de prevención a nivel comunitario.

Es necesario que ante tal problema, la sociedad en su conjunto forme parte activa de la solución. Por ejemplo, crear protocolos donde si una persona mayor que asiduamente acude a la farmacia, panadería o supermercado, lleva tiempo sin acudir… se pueda dar un aviso al Ayuntamiento.

En este sentido, se podría crear una red de apoyo entre el comercio local, las asociaciones del barrio, etc y brindar así una red a esa persona mayor que carece de familia en su ciudad. No debemos olvidar, que los modelos de relacionarnos con la familia han cambiado, y que el alto ritmo de vida, nos impide tener una vinculación tan fuerte con la familia extensa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *