¿Tenemos en cuenta a los animales en el Servicio de Ayuda a Domicilio?

animales servicio ayuda domicilio

 2 mins de aprendizaje


Te explico el nuevo paradigma que abren los animales en el Servicio de Ayuda a Domicilio.

Hace unas semanas, viendo una foto la compañera Belén Navarro y coincidiendo con una charla a la que fui sobre cuidados a las personas mayores, me surgió la siguiente pregunta: ¿se tiene en cuenta a los animales en el Servicio de Ayuda a Domicilio?

La soledad no deseada en nuestro país

En España, el número de personas mayores que viven solas es significativo. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, alrededor de un tercio de las personas mayores de 65 años viven solas. Este fenómeno puede atribuirse a una serie de factores, incluyendo cambios demográficos, patrones de migración familiar y mayor esperanza de vida.

El envejecimiento de la población española ha llevado a un aumento en el número de personas mayores que viven solas. Muchos de ellos enfrentan desafíos como la soledad, el aislamiento social y la falta de apoyo emocional y físico. En este contexto, la presencia de mascotas puede desempeñar un papel crucial al proporcionar compañía, afecto y estímulo para mantener una vida activa y saludable.

Los beneficios de los animales de compañía

Tengo que confesar que nunca pensé todos los beneficios que tienen los animales de compañía, hasta que hace dos años adopté un perro: Oreo. Desde aquel 16 de febrero he sido consciente del «poder» beneficioso que puede llegar a tener en las personas.

La influencia de las mascotas en la vida humana genera un vínculo. Para las personas, la presencia de mascotas puede significar mucho más que una simple compañía. Los beneficios emocionales, físicos y sociales que brindan son invaluables. Las mascotas, ya sean perros, gatos, aves o incluso peces, ofrecen una conexión significativa que a menudo resulta fundamental en la vida de aquellos que viven solos o experimentan sentimientos de soledad.

En primer lugar, la presencia de un animal de compañía puede reducir el estrés y la ansiedad. La interacción con una mascota puede elevar los niveles de oxitocina, conocida como la «hormona del amor», y reducir el cortisol, la hormona del estrés. Este impacto fisiológico puede mejorar la salud cardiovascular y fortalecer el sistema inmunológico de las personas mayores.

Además, el cuidado de una mascota ofrece una sensación de propósito y responsabilidad. Los animales necesitan cuidados diarios, lo que puede dar a los adultos mayores una estructura y rutina beneficiosas para su bienestar mental. El simple hecho de alimentar, pasear o acariciar a una mascota puede brindar una sensación de conexión y satisfacción emocional.

La compañía animal también fomenta la interacción social. Pasear con un perro, por ejemplo, puede llevar a encuentros con otras personas en el vecindario, lo que facilita la creación de vínculos sociales y combate la sensación de aislamiento que a menudo experimentan las personas mayores que viven solas.

¿Tenemos en cuenta a los animales a la hora de aplicar un Servicio de Ayuda a Domicilio?

El Servicio de Ayuda a Domicilio es un recursos histórico en nuestra profesión. En los últimos años, incluso hemos visto como el SAD ha evolucionado tecnológicamente hablando y se ha incorporado en la domótica como por ejemplo con relojes geolocalizadores o pegatinas que detectan la actividad de una persona.

Pero poco se ha hablado, o por lo menos yo no lo he escuchado, del papel que juega un perro o un gato en la vida de una persona mayor.

Es por ello, que considero fundamental que incorporemos esta perspectiva en nuestras intervenciones a la hora de aplicar este recurso. Al igual que preguntamos a la persona mayor si tiene una red familiar o si tiene ingresos, debemos preguntar también si tiene esta mascota.

Esta información la podremos utilizar de varias maneras. Por un lado, debemos garantizar que ante la nueva situación de dependencia, la mascota seguirá siendo atendida (sobre todo por la nueva Ley de bienestar animal).

Pero sobre todo, porque debemos detectar cómo influye positivamente la mascota en la vida de la persona.

Veamos un ejemplo. Dolores (92 años) tiene un perro desde hace años. Todos los días, mañana y tarde, le saca a pasear al parque donde se encuentra con Piedad, Eva y Pepe quienes también acuden con sus mascotas. Dolores tiene que comenzar a usar andador y tiene miedo de no poder sacar a su perro a pasear.

Algunas personas podrán pensar que sería suficiente contratar a una persona que pasee al perro ¿verdad?. Pero lo que hay detrás de ese «miedo» es el dejar de sociabilizar con las otras personas mayores.

Teniendo esto en cuenta, ¿Cómo crees que se debería actuar en cuanto al recurso del SAD?. Te animo a responder en los comentarios del blog.

Formación adicional

Si estás leyendo estas palabras, es porque tanto el tema del Servicio de Ayuda a Domicilio como el tema de los animales te interesa.

Por ello, quiero aprovechar para dejarte dos cursos relacionados con este ámbito que te ayudará a adquirir conocimientos:

¿Necesitas un Servicio de Ayuda a Domicilio que tenga en cuenta a tu mascota? Puedo ayudarte a encontrarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *