Pros y contras de la nueva Tarjeta Monedero del Gobierno

tarjeta monedero gobierno

 2 mins de aprendizaje


Te explico en qué consiste la nueva Tarjeta Monedero que el Gobierno va a lanzar y cuál es mi opinión sobre la medida.

¿Qué es una tarjeta monedero?

Una tarjeta monedero es una tarjeta física, cómo pueda ser una tarjeta de crédito por ejemplo, donde se ingresa una cuantía económica.

La persona que es titular de esa tarjeta, acude a un supermercado y hacer una compra, tal y como haríamos cualquier persona. Al finalizar la compra, paga con esta tarjeta, y se le descuenta el importe que se haya gastado.

¿Quién podrá solicitar la tarjeta monedero del Gobierno?

Según anunció ayer el Gobierno esta tarjeta monedero está enfocada a familias vulnerables con menores a cargo.

En función de cuántos miembros seáis en la familia, así será la cuantía económica que se va a pagar:

  • Un adulto y un menor: 130€/mes
  • Un adulto y dos menores: 160€/mes
  • Cuatro miembros: 190€/mes
  • Cinco miembros: 220€/mes

Para poder solicitar esta tarjeta, deben ser los Servicios Sociales quién den el «apto», es decir, con esta propuesta los Servicios Sociales se convierten en tramitadores.

Porque quién dará las tarjetas es Cruz Roja.

¿Por qué los bancos de alimentos están enfadados?

Tras conocerse la noticia, la reacción de los bancos de alimentos no ha tardado en conocerse. Según ello, esta medida dejará a 350.000 familias fuera del sistema al no cumplir con los requisitos.

Aunque, en mi opinión, el enfado viene por otro lado. Con esta medida el Gobierno dejará de destinar 50,2 millones de euros a los Bancos de Alimentos para que compren productos.

Pros y contras de la tarjeta monedero del Gobierno

Este tipo de medidas son mucho menos estigmatizantes para las personas, además, se les da la libertad de poder consumir los productos que deseen. En los bancos de alimentos, la entidad es la que decidía que comía la persona sin recursos, y normalmente es pasta, latas, galletas… Con esta medida, las familias podrán consumir carne, pescado, fruta.

Es verdad que con el elevado precio de este tipo de alimentos, el dinero dará para menos productos que cuando se compraban en los bancos de alimentos… que al ser licitaciones, la empresa que ofrecía más productos por menos dinero, ganaba.

Un aspecto negativo de este tipo de medidas es que no suelen dar opción a los pequeños comercios a sumarse a las iniciativas; suelen ser las grandes superficies las que se beneficien.

Además, esta medida en concreto deja a los Servicios Sociales en una posición de meros tramitadores o incluso controladores de la pobreza (al supervisar ticket como pasa en algunos sitios). Y una vez más, se demuestra que las entidades del tercero sector tienen mejor capacidad de gestión que una entidad pública.

Puedes leer el posicionamiento del Consejo General de Trabajo Social en el siguiente medio digital.

Otra mejor alternativa

Casualmente hace un par de días entrevisté en Instagram a Enrique, quién junto a su equipo, han creado un proyecto que da una solución más integral a esta problemática.

Uno de los aspectos que más me gustan es que incluyen a las pequeñas entidades sociales y al pequeño comercio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *