Qué es el Sharenting y cómo intervenir en Trabajo Social

sharenting trabajo social

 3 mins de aprendizaje


Descubre cómo el fenómeno del Sharenting impacta en el trabajo social: desde sus beneficios hasta sus peligros, ejemplos reales y estrategias de intervención.

En el panorama digital actual, el término «Sharenting» ha ganado relevancia como una práctica común en la sociedad conectada en red.

Para los profesionales del trabajo social, entender este fenómeno es esencial, ya que puede tener implicaciones significativas en el bienestar y la seguridad de las personas a las que sirven.

¿Qué es el Sharenting?

El Sharenting, es la combinación de las palabras “sharing” (compartir) y “parenting” (crianza). Se ha comenzado a utilizar para referirnos al uso de las redes sociales para compartir información sobre nuestros hijos/as.

En los últimos años, esta práctica se ha extendido en dos redes sociales principalmente: Instagram y TikTok.

Peligros del Sharenting

Aunque se pueda practicar el Sharenting para compartir momentos especiales de la infancia de los hijos/as como pueda ser un cumpleaños, por ejemplo, también puede conllevar riesgos.

Uno de estos riesgos sería la privacidad y seguridad de la infancia. Esa sobreexposición, al publicar fotos y detalles personales de los más pequeños, puede correr el riesgo de exponerlos demasiado en las redes sociales.

En este caso, el adulto es quien está decidiendo que su hijo/a sea conocido por la calle, dejando a un lado su intimidad. Además, esto podría estar favoreciendo el uso malintencionado por ciertos usuarios en redes sociales de estas imágenes.

Otro peligro sería la seguridad financiera. Según la compañía de servicios financieros Barclays, el Sharenting puede ser una puerta para los fraudes en internet. Muchos padres comprometen la seguridad financiera de sus hijos al compartir información sensible

Y por último, no debemos olvidarnos que las futuras consecuencias que pueden sufrir los hijos e hijas. Gestionar el ser reconocidos o que luego sean olvidados, no es tarea sencilla. Además, tampoco debemos olvidarnos lo difícil que supone borrar la huella digital, si en un futuro estos niños/as no quisieran aparecer en redes sociales.

una vez que se publica un contenido, se deja de tener control sobre su alcance.

Ejemplos reales de Sharenting

Aunque el término sharenting sea ahora conocido, no es nada nuevo de nuestra sociedad.

En los años noventa lo pudimos vivir en el ámbito de la televisión. Muchas personas famosas expusieron a sus hijos en medios de comunicación como la televisión o revistas con fines lucrativos; un ejemplo de ello sería Ana García Obregón.

En cuanto a las redes sociales encontramos ejemplos nacionales e internacionales. Por ejemplo, Kim Kardashian compartió un vídeo de su hija en Tik Tok, quién aparecía vestida como su padre. Los seguidores reaccionaron muy negativamente, y empezaron a escribir miles de comentarios de odio… ¿Cómo puede gestionar esto un niño/a?

A nivel nacional, existen numerosos ejemplos, pero uno muy conocido por todos es el de Vedeliss. La influencer navarra ha ido narrando su vida y la de sus hijos en redes sociales, siendo ya rostros familiares para muchos de sus seguidores.

Intervención sobre sharenting desde el Trabajo Social

Los profesionales del trabajo social desempeñamos un papel crucial en la protección de la infancia. Al igual que garantizamos que un niño o niña no sufra abandono familiar, desnutrición y tenga sus necesidades básicas cubiertas… con el fin de proteger su integridad… ¿Debemos actuar en estos casos de sharenting?

Desde mi punto de vista sí.

Por un lado, debemos hacer una labor educativa preventiva, explicando a las familias los riesgos que existen y cuáles con las mejores prácticas para proteger la privacidad y seguridad de los más pequeños en las redes sociales.

Y, por otro lado, para aquellas familias que realizan esta práctica, debemos ofrecer apoyo emocional y recursos a aquellas personas que puedan estar experimentando abusos, problemas derivados del sharenting.

No debemos olvidar, que el Trabajo Social es la profesión mejor cualificada para intervenir en el sistema familiar desde distintos modelos.

Plan de intervención familiar en un caso de sharenting

Con el fin de poder ejemplificar nuestra labor en este sentido, voy a plantear un posible plan de intervención familiar.

Imaginemos una familia que está experimentando acoso en las redes sociales como consecuencia del sharenting. Desde el enfoque sistémico familiar, la intervención se centraría en comprender las dinámicas y relaciones dentro de la familia, así como en su interacción con el entorno digital.

  1. Evaluación del sistema familiar y digital: El trabajador/a social realizaría una evaluación exhaustiva de la dinámica familiar, incluyendo las relaciones entre los miembros, los roles asignados y la comunicación. Además, se investigaría la naturaleza y la extensión del acoso en línea, identificando cómo está afectando a cada miembro de la familia.
  2. Exploración de recursos familiares y externos: Se trabajarían con la familia para identificar sus recursos internos y externos, así como las redes de apoyo disponibles. Esto puede incluir fortalezas familiares, habilidades de afrontamiento y conexiones con amigos, familiares o profesionales que puedan ofrecer apoyo durante este proceso.
  3. Promoción de la comunicación y la resiliencia familiar: Se fomentaría la comunicación abierta y honesta dentro de la familia para abordar el acoso en línea y sus efectos. Se facilitarían estrategias de afrontamiento saludables y se fortalecería la resiliencia familiar, ayudando a la familia a enfrentar el desafío unidos y con una actitud positiva.
  4. Negociación de límites y seguridad digital: Se trabajarían con la familia para establecer límites claros en cuanto al uso de las redes sociales y otras plataformas digitales. Se proporcionarían pautas sobre seguridad online y privacidad, ayudando a los miembros de la familia a protegerse mutuamente y a sí mismos de futuros incidentes de acoso.
  5. Apoyo emocional y psicosocial: Se ofrecería apoyo emocional y psicosocial individualizado a cada miembro de la familia que esté experimentando angustia emocional debido al ciberacoso. Esto puede implicar la derivación a servicios de salud mental especializados o la facilitación de grupos de apoyo.
  6. Empoderamiento y acción social: Finalmente, se empoderaría a la familia para que sean agentes activos de cambio en su entorno digital. Se les alentaría a denunciar el acoso online a las autoridades pertinentes y a participar en iniciativas de concienciación y prevención del ciberacoso en su comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *