Empoderamiento Ciudadano: Comités de Participación en Servicios Sociales

participación servicios sociales

 2 mins de aprendizaje


Todo cambio de modelo, empieza por una idea: ¿qué pasaría si las personas que acuden a Servicios Sociales crean un comité de participación?

Leyendo el libroMirando a lo lejos‘ con artículos y reflexiones de Mary E Richmond, te surgen varias cuestiones, planteamientos e incluso ideas.

Una obra de otra época, pero cuyos temas bien podrían ser discutidos hoy en día en los congresos o foros donde los y las profesionales del Trabajo Social solemos acudir.

Lo que hoy quiero plantear es una idea que me surgió leyendo una de sus páginas, en concreto la número 88: «¿las personas necesitadas en todas las partes del mundo sacrifican su camino para ser parte de los comités de las instituciones benéficas y ganar un poco de la autoridad allí?

La importancia de la participación ciudadana

Antes de desarrollar la idea, me gustaría explicar por qué es importante la participación ciudadana y por qué creo en ella.

Desde mi punto de vista, la participación de la ciudadanía es cada vez menor. Incluso, me atrevería a decirme que se reduce en ocasiones a depositar una papeleta cada cuatro años.

Esto no solo sucede esto a la hora de elegir quién nos va a gobernar. La participación de los colegios oficiales o asociaciones se está diluyendo; entre que cada vez son más personalistas y tenemos poco tiempo… poco se hace, la verdad.

Pero no debemos olvidarnos que la participación ciudadana es importante por varias razones:

  1. Fortalecimiento de la democracia: La participación ciudadana es un pilar fundamental de la democracia. Cuando la ciudadanía participa activamente en la toma de decisiones, ya sea a través del voto, la participación en debates públicos o la protesta pacífica, se fortalecen las instituciones democráticas y se garantiza una representación más fiel de los intereses de la población.
  2. Rendición de cuentas: La participación ciudadana actúa como un mecanismo de control sobre los gobiernos y las autoridades. Cuando los ciudadanos/as están activamente involucrados en la vida política y social, los líderes electos y las instituciones públicas son más propensos a ser responsables de sus acciones y decisiones.
  3. Diversidad de perspectivas: Cada individuo tiene una visión única del mundo, influenciada por su experiencia, educación y valores. Cuando la sociedad fomenta la participación ciudadana, se abre espacio para una diversidad de perspectivas y opiniones, lo que enriquece el proceso de toma de decisiones y promueve soluciones más inclusivas y equitativas.
  4. Empoderamiento: La participación ciudadana empodera a los individuos al hacerles sentir que tienen voz y voto en los asuntos que afectan sus vidas. Este sentido de empoderamiento puede llevar a un mayor compromiso cívico y a una mayor responsabilidad hacia el bienestar de la comunidad en general.
  5. Innovación y creatividad: La participación activa de la ciudadanía puede desencadenar la innovación y la creatividad en la resolución de problemas sociales y políticos. Al involucrar a personas de diferentes orígenes y disciplinas, se pueden encontrar soluciones novedosas y efectivas para los desafíos que enfrenta la sociedad.

La idea: comités de participación en Servicios Sociales

Partiendo de las premisas anteriormente mencionadas y que defendemos el modelo de «atención centrada en la persona», es decir, que contamos con la persona… ¿por qué no crear comités de participación en los Servicios Sociales?

Estos comités estarían integrados por las personas usuarias de los Servicios Sociales divididos en dos bloques. Las personas que acuden habitualmente porque están dentro de programas específicos y aquellas personas que acuden de manera puntual.

Estos comités podrían:

  • valorar la calidad del servicio
  • hacer propuestas de mejora
  • reformular proyectos, programas o recursos basados en su experiencia
  • redistribuir el presupuesto en función de sus necesidades
  • mejorar los canales de acceso a los recursos
  • decidir qué actividades quieren hacer

De esta manera, y tal como planteaba Mary E Richmond, aumentaría su autoridad en la sociedad, en definitiva, sería una de las mejores maneras de empoderarles.

Pasarían de ser visto (por algunos/as) como sujetos pasivos, a formar parte de una institución de manera activa, proactiva y donde se les tuviese en cuenta su opinión y experiencia.

Tal vez esta idea, sea ya una realidad en los Servicios Sociales de algún municipio. Si es así, te animo a que lo compartas en los comentarios del blog y pueda servir de modelo e inspiración para otros centros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *