Estamos en un momento crucial para el Trabajo Social y el emprendimiento es clave.

 3 mins de aprendizaje


Este 1 de abril cumplo tres años desde que decidí dar el gran salto al emprendimiento en Trabajo Social.

Para poder celebrar una fecha tan especial, he querido abrirme y poder responder a aquellas cuestiones que me han hecho por Instagram en estos días.

Estas han sido vuestras preguntas, y mías son las respuestas.

¿Qué esperabas del Trabajo Social mientras lo estudiabas?

Tuve la suerte que a la vez que estudiaba estaba haciendo un voluntariado con la infancia y la adolescencia. Eso me ayudaba a poder ir poniendo en práctica lo que iba aprendiendo. Por lo tanto, veía cómo era posible mejorar el bienestar de las personas y creo que eso fue siempre mi visión de la profesión. Tampoco esperaba grandes cosas, ni me veía trabajando en un sitio concreto… más bien, sabía donde no me veía trabajando.

¿Qué fue lo que te impulsó a emprender?

Mi primera experiencia laboral, como trabajador social, me descubrió la posibilidad de hacer Trabajo Social más allá del ámbito público y creando una empresa. Esto fue en 2015 y desde entonces siempre voló esta idea en mi cabeza. Empecé a idear la idea de negocio y el tipo de empresa que quería crear… hoy en día, aún no la he creado.

Aunque el gran empujón fue en 2019 cuando comencé con el pódcast de ‘La Academia de Trabajo Social’ y empecé a entrevistas a compañeros/as que habían emprendido… fue entonces cuando comencé a investigar, aprender y hasta que di el gran salto.

¿Qué te motivo a emprender?

Pues, tras una experiencia laboral por cuenta ajena, descubrí que no valía para tener jefes. Entonces supe que quería ser yo quien manejase mis tiempos y mis proyectos.

Hay personas que prefieres estar de 8 a 15h y hacer un trabajo según les vayan indicando… pero en mi caso, no es así. Mi cabeza está creando constantemente, necesito desarrollar ideas, probar, equivocarme, aprender, etc.

Algo que más valoro del tipo de negocio que he creado es que todo es 100% online, por lo que puedo trabajar desde cualquier rincón y sin horarios, y sobre todo, sin jefes.

¿Merece la pena emprender?

Depende de cada persona y proyecto. En mi caso al 100%. Me permite tener tiempo para mí, organizarme, poder viajar, que es algo que me encanta, poder conciliar mi vida persona con la profesional. Además, merece la pena cuando económicamente puedes vivir de él.

Algo que más valoro del tipo de negocio que he creado es que todo es 100% online, por lo que puedo trabajar desde cualquier rincón y sin horarios, y sobre todo, sin jefes.

¿Qué ventajas e inconvenientes tiene el emprendimiento?

Como ventajas, la libertad y posibilidad de poder organizar tus tiempos, es ideal para poder conciliar, por ejemplo. Otra gran ventaja es la parte económica, en mi caso, he conseguido una estabilidad. En cuanto a los inconvenientes, podría decir la incertidumbre. El no saber cuántos beneficios tendrás cada mes… entiendo que si tienes cargas familiares, esto es un aspecto a tener en cuenta; en mi caso, tengo más libertad.

¿Tenías miedo antes de empezar?

Miedo no creo que sea la palabra. Era, más bien, incertidumbre o incluso vértigo. Es verdad que antes de ser autónomo, pude testar el proyecto y ver que era viable. Al ser un proyecto 100% online, no me suponía tener que hacer una gran inversión económica. Esto me ayudó a dar el paso. Pensé, “si sale muy mal, lo único que pierdo es dinero… y el dinero viene y va”. Lo sorprendente fue que desde el primer mes hubo beneficios… y eso, ha sido un gran aliciente, sobre todo en un sector como el nuestro dónde el emprendimiento no es muy conocido.

¿Dejaste tu trabajo o has conseguido compaginar con el emprendimiento?

Cuando emprendí, en 2021, estaba trabajando. Tenía un trabajo que me permitía compatibilizar… aunque fueron dos años, hasta 2023, que por las mañanas le dedicaba al trabajo por cuenta ajena y por las tardes en mi proyecto. Desde junio del 2023, estoy enfocado 100% a mi proyecto.

El poder compaginar, me permitió que al principio, cuando más cuesta que arranque una empresa, tener un sustento económico gracias a la cuenta ajena. Fueros dos años de mucho esfuerzo, era estar en dos trabajos… pero mereció la pena.

Vivo 100% de mi proyecto.

Actualmente, ¿vives solo de tu emprendimiento?

Sí, desde junio del 2023. El haber estado los dos primeros años, compaginando con un trabajo por cuenta ajena, me ayudó a tener un sustento en los momentos más difíciles de cualquier empresa: los primeros años.

Ahora, con un proyecto consolidado y testado, vivo 100% de él.

¿Qué le recomiendas a quienes quieren emprender en Latinoamérica?

No conozco como es el mercado laboral allí. Pero sin duda, a todas las personas que quieren emprender siempre les doy los mismos consejos: hay que conocerse y al principio, es mejor pedir ayuda y no ir a ciegas como fuimos algunos.

El conocerte te ayudará a descubrir si tienes las herramientas y capacidades suficientes para gestionar un proyecto desde cero. Y pedir ayuda te servirá sobre todo a no cometer errores y avanzar más rápido.

¿Sigues manejando tu perfil en Instagram?

Sí. Creo que es lo que más me conecta con la profesión y con los compañeros y compañeras. El estar creando contenido constantemente, me hace actualizarme, aprender, investigar… Y gracias a los mensajes que recibo, consultas, puedo compartir conocimientos y vivencias con otras personas.

Alguna vez me han dicho que, si quería que me llevarán mi cuenta en Instagram, y la respuesta siempre ha sido: no.

El día que no lleve mi propia cuenta, ese día, dejaré Instagram.

¿Monetizar algo por tu trabajo en Instagram o solo por tu empresa?

Solo con la empresa. Monetizar con una red social es complicado en un sector como el nuestro. Lo que sí me sirve Instagram es para convertir seguidores en clientes.

Por ejemplo, gracias a la marca personal que he generado, gracias a la red social, mi web o el pódcast, me llaman para ir a conferencias, realizar charlas o formaciones.

¿Qué es lo que más te ha decepcionado del “mundo Instagram”?

La envidia. Cuando comencé, una compañera y amiga me dijo tomando un café: “ten cuidado, la envidia es el peor enemigo del ser humano”. No fui consciente de ello, hasta que lo sufrí. Pero como siempre suelo hacer en mi día a día, soy de ver el vaso medio lleno. Me quedo con la gente que le gusta lo que hago, que me comparte sus puntos de vista y que suman.

En Trabajo Social no solo podemos actuar desde lo público… es como mirar una sola cara de un cubo.

¿Cómo ves el futuro del Trabajo Social?

Creo que estamos en un momento de cambio. Finales del Siglo XIX se vivió un momento de crisis, pobreza, “desorden social” donde el Trabajo Social fue clave para contener todas esas situaciones.

Actualmente, estamos viviendo un momento similar: guerras, crisis económicas, el cambio climático, la inteligencia artificial… están provocando otro “desorden social”; por lo que es necesario hacer más Trabajo Social, pero desde otra perspectiva.

En mi opinión, en Trabajo Social no solo podemos actuar desde lo público… es como mirar una sola cara de un cubo. Los retos sociales requieren de aplicar el Trabajo Social desde todas las perspectivas y el emprendimiento es una de ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *