Caso práctico: Servicio de Ayuda a Domicilio en Trabajo Social

caso practico ayuda domicilio

 2 mins de aprendizaje


A través de este ejemplo te explico cómo debes intervenir como profesional del Trabajo Social en un caso práctico del Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD).

Lo primero que hay que saber es qué es la ayuda a domicilio, y tiene que ver principalmente con las tareas domésticas, como son:

  • Aseo personal
  • Preparación de comidas
  • Lavado y planchado de ropa
  • Compra
  • Salidas con la persona usuaria
  • Compañía en el domicilio

Para poder acceder al Servicio de Ayuda a Domicilio podemos decir que existen tres vías:

  • Una vez tramitada la Ley de Dependencia y el SAD es solicitado como recurso dentro del PIA.
  • Prestación del SAD propio del Ayuntamiento (en caso que tenga)
  • Que la persona interesada lo contrate de manera privada

Una vez tengamos claros estos conceptos, imaginemos que ya tenemos una persona que requiere del Servicio de Ayuda a Domicilio, ¿cómo debemos actuar?

Caso práctico: Servicio de Ayuda a Domicilio

Estás en tu lugar de trabajo y te llega la notificación que una persona ha solicitado el Servicio de Ayuda a Domicilio. Tu primera tarea será planificar la prestación del servicio.

Para ello deberás conocer cuál es el perfil de la persona usuaria, ya sea porque te han enviado el informe social o porque realizas una visita iniciar al usuario/a.

En ese momento analizas qué necesidades requiere la persona y posteriormente asignas un profesional de referencia, es decir, la persona que acudirá al domicilio.

A esta persona deberás entregarla los horarios, sus tareas y derechos y deberes de la persona usuaria. Esta información se la puedes entregar por ejemplo en la visita del domicilio con la persona usuaria delante. También deberás entregar al profesional el material que necesite para desarrollar su trabajo.

En la entrevista con la persona usuaria, deberás explicarle en qué consiste el Servicio de Ayuda a Domicilio, que tareas y funciones tendrá la persona. Así mismo, será bueno que también pueda tener tu contacto o el de otra persona en caso de incidencias.

Una vez comenzado el servicio, deberás informar a la persona que te derivó el caso que el servicio ya ha empezado.

Tiempo después deberás realizar un seguimiento del servicio, ya sea con una visita, una llamada o un email.

El personal que se incorpore debe ser idóneo para el puesto con la cualificación necesaria para cumplir las funciones requeridas.

Recuerda que si fuese necesario, se podrán cambiar los objetivos planteados o las franjas horarios establecidas para cubrir de mejor manera la demanda solicitada.

En la visita inicial o de seguimiento, algunos aspectos en los que te puedes fijar son:

  • Estado físico y emocional de la persona usuaria
  • Estado de la vivienda
  • Vigilancia de la higiene y alimentación
  • Apoyos familiares de los que dispone la persona
  • Si la persona vive sola o acompañada
  • Control de la medicación o citas con especialistas médicos/as

Formación del Servicio de Ayuda a Domicilio

A continuación te propongo una serie de cursos que te ayudarán a adquirir herramientas, habilidades, conocimientos y aumentar tus posibilidades de empleabilidad:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *