Ir al psicólogo no es la solución

psicólogo solución

 2 mins de aprendizaje


Te voy a explicar por qué ir al psicólogo no es la única solución, aunque ahora esté de moda acudir.

El tema de la salud mental está calando poco a poco en la sociedad. Cada vez se habla más de la importancia de tener una buena salud mental, al igual que una buena salud física.

Esto está haciendo que cada vez más personas estén manifestando que acuden al psicólogo, pero ¿es esta la solución? ¿Es la única solución? ¿Cualquier psicólogo vale?

¿Ir al psicólogo es la solución?

Antes de que pongas el grito en el cielo, quiero animarte a leer al completo este artículo para que puedas entender el porqué de este título el blog.

Ayer viendo las noticia, escuché esta de Antena 3: Casi la mitad de los jóvenes asegura haber tenido problemas de salud mental.

En ella hubo dos aspectos que me llamaron poderosamente la atención. El primero decía que los retos a los que se enfrentaban los jóvenes, les estaban provocando ansiedad. Y, por otro lado, se podía entender que ir al psicólogo era la solución a los problemas.

Si nos detenemos en el primer aspecto. Debemos tener en cuenta que muchos de los problemas que nos generan ansiedad son consecuencia de nuestro entorno. Es decir, es importante tener en consideración al entorno para poder mejorar nuestro bienestar social.

Por otro lado, no todos los psicólogos pueden ayudarnos a mejorar nuestro bienestar… todo dependerá de qué es aquello que nos afecta. Es decir, no es lo mismo tener ansiedad que sufrir un trastorno de alimentación; por lo tanto, para cada problema requerirá de un profesional concreto.

La solución para una buena salud mental

Puede pasar que una persona esté pasando por una situación complicada, la cual pueda afectar a su salud mental.

En este caso, antes de decidir si ir o no a terapia, es necesario tener un diagnóstico claro. Gracias a él, podremos identificar qué es lo que nos pasa, qué o quién nos está provocando esta situación y posteriormente, elegir a qué profesional debemos acudir.

En función de la patología que la persona tenga, requerirá de un tipo de tratamiento o intervención, y por ende, de un profesional experto en esa materia.

Como comentaba anteriormente, hay que valorar si esta situación por la que estamos pasando tiene o no que ver el entorno. En caso de que así sea, será necesario también trabajar con él para que la situación pueda mejorar.

Cuando hablo del entorno, me refiero a la familia, trabajo, centro escolar, etc. Voy a poner un ejemplo sencillo que se podrá entender: si ir a trabajar me genera ansiedad porque mi jefe me habla mal… podré trabajarme cómo disminuir la ansiedad; pero no será suficiente.

Tendré que ver si es necesario explicar al jefe que cuando me habla así, me siento mal. O incluso, valorar si dejar ese trabajo que me está generando malestar me permitiría tener cubiertas las necesidades básicas al cobrar el paro o cambiar de trabajo donde se gane menos.

En definitiva, el objetivo de este artículo no es ir en contra de ninguna profesión, sino hacer reflexionar de la importancia que supone identificar correctamente qué es lo que nos sucede.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *